statcounter

miércoles, mayo 31, 2006

One Big Hill


Sentada en el comienzo de la barranca, esta chica jugaba con sus manos y la flor. El cabito girando entre las dos palmas. Primero avanzaba una, después la otra y la margarita giraba a la izquierda, después a la derecha.
Agarraba sus pétalos con su último aliento.
Tanta fuerza centrípeta acabaría con su belleza. Su única condición de flor y pétalos blancos.
La chica se imaginó girando por la barranca. Su sonrisa crecía mientras aumentaban las vueltas.
Sonó su celular, era hora de volver a la biblioteca.
Se caló la margarita detrás de la oreja y..
Sus rodillas se doblaron, su cuerpo se abandonó y girar girar y otro cuerpo se suma y mano pie pasto velocidad cielo mano otro cuerpo mas y somos tantos y girar y girar

Hasta que se acaba la barranca.
Cuando la velocidad llegó a punto cero, la chica de margarita en la oreja se puso de pie y decidió abandonar sus estudios

martes, mayo 30, 2006


Les dejo esta foto. Es de mi huída al campo..
Hoy me representa.
Aparentemente mi afonía gargantil, se extiende al blog.
Quiero decir y no puedo!

domingo, mayo 28, 2006

Saturday Night Fever

Es Sábado, son como las 10 de la noche y decido llamar a la farmacia para que acabe con mi miseria. Cuando llega el chico del delivery me dan ganas de abrazarlo. Trae en su bolsita blanca el paracetamol para aniquilar mi fiebre.
El abrazo nace de dos gestos tan dulces! mira mis pantuflas blancas y mi bufanda al cuello y sonríe sin tentarse. Los pelos están revoleados uno para la izquierda, otro para el carajo. Segundo gesto: antes de irse murmura un.. “que te mejores!”

Después en la cama temblando, en vez de sentirme mejor, me siento mas sola.

O será la menstruación.

O que odio odio odio estar enferma sin tener a alguien que me cuide.

La próxima gripe, antes de abrir me peino, en una de esas el chico de la sonrisa amplia se queda a prepararme un té.

viernes, mayo 26, 2006

Biendón!


Una de las tantas clasificaciones que sirven para entender como las personas frente a una misma situación salen adelante o no, podría ser la de su relación con las cartas que ofrece la vida.
Paso a explicar... Están quienes creen a pies juntillas, dientes apretados y ceño fruncido que las cartas otorgadas son malas, incapaces de ganar un chinchón frente a un niño de 4 años. Estas personas sufren la condena del destino y se aseguran de hacértelo saber. Cuando muerden el polvo de la derrota y tratan de digerir el desdén demostrado por la bonanza, se quedan rendidos un tiempo más que el prudencial antes de levantar su humanidad. Encaran sus desafíos sabiendo que van a perder. Juegan al Loto semana tras semana sabiendo que nunca lo ganarán. Con el tiempo aprenden a saborear su derrota, solo pare recordar que no están muertos.
Si un amor los traiciona, solo mueven la cabeza de lado a lado, mandan a la persona en cuestión a la lista negra, y lloran su penar con quien quiera oírlo. Su próxima pareja será tomada con pinzas y en cuanto quiera hacer un movimiento de más del permitido, estremecerán sus cuerpos y saldrán huyendo por la puerta trasera, dejando nube de polvo a su pasar. También conseguirán un balcón en la casa lindante para seguir observando como evoluciona la supuesta traición en potencia, solo para confirmar, quizás infundadamente, que la misma sucedió.
En ámbito laboral se conformarán con sus tres trajes oscuros, sus camisas y un jefe déspota a quien odiar con entrañas expuestas. Si los ponen en exhibición para dar un salto mayor, argumentarán que no estaban preparados, que la vida no viene con manual de instrucciones y antes de su exposición frente al directorio, llorarán sus penas sin que sus ojos se enteren por la derrota anticipada.
En cambio están los otros. Los que sin saberlo son envidiados por los maldados. Aquellos que no son consientes de su buena fortuna. Los que saltan a la pileta y siempre hay agua. Se los reconoce por pasar por la vereda de la casa que entrega chupetines de colores a quienes sonrían con ganas. Y ellos siempre sonríen con ganas. Por que con ganas enfrentan sus días. Se cepillan los dientes, peinan su pelo, sonríen al espejo y son capaces de ver como el espejo les sonríe de vuelta.
Si en el amor no triunfan, dan vuelta la hoja y vuelven a intentarlo. Las parejas les ocurren, nunca las buscan. Ellos son imanes para otros. Saben que son capaces de gozar, y aún mejor, de generar goce. Se saben poderosos. Miran sus manos y, aún vacías de cuerpos, saben sus infinitos secretos. Generan ternura que se emite por sus ojos. Miran al alma directo y sin escala. Inspiran canciones, bailes, hacen que quien los acompañe solo quiera ser mejor.
Si tienen tristezas se zambullen en ellas, las nadan, las ponen a flor de piel. Porque saben a pies juntillas que ellas pasaran. Y que solo el atravesarlas, vivirlas, encarnarlas, hará que desaparezcan.
En el trabajo dan cosas por sentado. Si hay un puesto abierto simplemente empiezan a actuar como si el puesto fuera de ellos. Miran consternados si alguien los cuestiona en su accionar. Frente a la misma situación del Directorio, solo recuerdan que son mortales como ellos. Que alguna vez estuvieron en su lugar y al hablarles puede mirar a los ojos. Apelar a ellos.
A diferencia de los maldados, saborean de antemano sus éxitos. Gozan la inocencia de un futuro donde todo es posible. Y gozan. Y le piden mas a la vida.

El único punto en común entre los biendados y los maldados es que ambos comparten el mismo mazo de cartas, que les es entregado en distinto orden.

miércoles, mayo 24, 2006

Reivindico el espejismo
de intentar ser uno mismo,
ese viaje hacia la nada
que consiste en la certeza
de encontrar en tu mirada
...la belleza.

lunes, mayo 22, 2006

La triste vida de un pájaro en el subte



Estaba el pájaro parado sobre un caño, en una cueva donde solían dormir los subtes. Por ahí justo pasaba una rata, buscando algo que morder. Al pájaro se le resbaló una lagrima que justo fue a caer tres pasos mas adelante que la rata.
Como las ratas tienen el olfato muy desarrollado, cuando llegó al charco creado por la lágrima del pájaro, enseguida supo que eso no era agua caída del techo.
Se paró en sus dos patas posteriores, levantó sus ojos y vio al desgraciado pajarito.
En breve diálogo con él se enteró que siguiendo una mariposa de almuerzo, hacía tiempo que vivía en el sub-mundo.
Casi como dos meses.
Se enteró que un día quiso volver a ver el cielo azul y se armó un gran revuelo. El pájaro encaró sin miedos la dirección de las escaleras mecánicas y en el fulgor de la velocidad, se le escapó una cagadita que fue a caer en la solapa del señor de seguridad.
Todos corriendo detrás del pájaro, el rebotando contra los azulejos, desertar, desertar.. y vuelta al agujero negro.
A competir con su canto, con el canto de las vías.
A competir con su vuelo, con la velocidad de los vagones
Desde chiquitito estaba acostumbrado a la competitividad. Siendo tantos hermanos nacidos al mismo tiempo y pelear por un solo gusanito conseguido a regañadientes por una madre con poca afición a la búsqueda de comida, las calles se le presentaron como terreno fácil.
Era lo que había y fin de la discusión.
Tanta competencia lo llevó a esa noche de meses. Por haber jurado por su honor que esa mariposa era para él. Por querer impresionar a una pajarita que lo miraba de un balcón.
Luego, escabullirse por entre las rejas, desafiar los límites de los cuerpos físicos y adentrarse con cara de miedo en donde nunca otro pájaro había llegado.
Y así fue como el pájaro renunció a la luz del cielo celeste. Pasaba sus días buscando alimento, soñando con otras mariposas que lo llevaran a otros destinos, donde no incluyera subtes ni túneles oscuros.
En estas consideraciones estaba el pájaro cuando la rata lo encontró.
El pájaro después de contar su historia a la rata, solo pudo emitir, con lo que le quedaba de canto.. un.. “es que ahora no pertenezco arriba, son demasiados meses de noche, y tampoco pertenezco abajo.. tengo una vida de días azules.”

La rata lo miro a los ojos negros, sin pestañar le dijo:

“La verdad es que estas jodido”

domingo, mayo 21, 2006

Domingo


Achinar los ojos,
Moderar el ingreso de luz,
Sentarte en lo más oscuro,
Evitar miradas penetrantes
Imitar terremotos continuos con los talones.
Viajar sin mover tus cuerpo de donde está, buscando otros centros de luz.
Responder monosilábicamente.
Constante toqueteo en la sien verificando que no estas al borde de la explosión

Maldecir a mi herencia de migrañas. Habiendo tanto para heredar…

miércoles, mayo 17, 2006

Cuando caro se despierta a la mañana, 2 de cada 5 mañanas putea a su despertador. Las otras 3 solo sonríe a su almohada, estira sus brazos y esa imagen podría inspirar a Celeste Carballo tomando sus mates.
Riega sus plantas y decide su día.
Caro es funky. Revolea su corte de pelo a lo rockstar y se calza sus pantalones de corderoy y su bolso cruzado.
Selecciona a Prince para sus oídos y empieza su día. Roqueando desde temprano.
Llega a la oficina y lucha por el desarme de la Argentina. Y por mejorar la calidad de las fuerzas de seguridad. Ella, cuando no se da cuenta es una firme creyente de las utopías. Después cuando sí se da cuenta, aterriza en el suelo. Y vuelve a ser una chica centrada y va a los programas de la tele a defender sus creencias.
Si la invitas a tomar mate y la espias desde la cocina, a veces llegas a ver como se saca y se pone la ropa de mujer maravilla. Siempre según la ocasión lo requiera.
Es capaz de batirse contra los molinos mas arduos y llorar con su almohada por motivos que ella sola conoce.
No es la clase de amiga que te da consejos y abrazos cuando estas mal, sino que te saca a dar vueltas y te enseña a reírte de tus desgracias.
Es capaz de generar los niveles mas altos de ironía y presentarte a los músicos mas olvidados del mundo cultural argentino.
Y todo con su sonrisa.
No tiene más amigos de los que quiere y aprendió que está donde quiere estar, sino no está nada. La vida se encargo de darle algunas lecciones reservadas para privilegiados.
De esas que se aprenden mirando el piso en la caída.
Cuando Caro aparece en tu vida, se puede escuchar la voz de Esteban Maravilla :
If I'm caught at a dance party
without my dancin shoes
And everybody dances on my bare feet
Shame on me
Y salis a bailar…

viernes, mayo 12, 2006

Las mujeres de hoy


Flor me plantea una teoría que de repente no suena tan descabellada.
Aparentemente hay dos clases de mujeres que corresponden con distintas etapas generacionales.
Claro, nos referimos a las mujeres solteras, discapacitadas emocionalmente, meadas por elefantes y todo porque no tenemos un hombre a nuestro lado.
Las casadas no califican. Simplemente desaparecen de la faz de las infelices y se convierten automáticamente en la madre de las Ingalls.
El primer grupo y donde mi amiga Florencia trata de incluirme, son aquellas de promedio de edad de 30. Nos referiremos a ellas como la generación Corin Tellado. Hemos sido criadas bajo el efecto de estos pequeños libros en donde la protagonista, mujer en problemas, además de sufrir los avatares de una trágica vida, es capaz de embestir a su amado con tortuosos planteos. Ataques histéricos y él, estoico los soporta, reasegura su amor y a pesar de todo saca debajo de su manga un gigantesco anillo y le propone continuar con este ciclo eternamente. Todo esto, previo hacerle el amor apasionadamente y con todo el clichee unido en tres paginas y en un locus amoenus tremendo, imposible de igualar en esta tierra.
Y nuestras madres, tías tal vez, nos han dado de beber este brebaje desde tan pequeñas que ya lo hemos hecho parte de nuestra realidad. Los límites se desdibujan.
Entonces, como resultado, queremos a Superman, con el temple de Clint Eastwood y la ternura de Tom Hanks.
Eso no va a suceder.
Sobre todo porque la mayoría de los hombres jamás escucharon hablar de Corin y se saben mayoría deseada, asique al primer desplante de la mujer histérica, media vuelta y si te he visto, no me acuerdo.
Por otro lado la otra generación, promedio 24 años, las llamaremos las Zorras Casquivanas. Educadas por Para-teens y Cosmo. Con masters en el arte de la histeria, se les enseña a provocar y mantener en vilo a la generación de nuevos jóvenes ardientes quienes miran confundidos y sin acreditar la negativa que se les presenta por una niña enfundada en micro mini de cuero con una camisa de gasa y nada mas en su haber.
Y asi la soledad femenina no hace otra cosa que acrecentarse.
Es por eso que la blogosfera se llena cada vez mas de mujeres llorando sus penas, abrazadas a sus gatos y jurando que son seres únicos e intelectuales.
Reafirmando su fanatismo por Bridget Jones: Spinster and Lunatic.
Llevamos a los hombres a extremos únicos, les hicimos perder el miedo a llorar y cuando lloran no sabemos que hacer con ellos. Les dijimos que ir a la peluquería estaba bien y después condenamos sus brotes artísticos al grito de “el corte mambru nooooooooo!!”

De verdad, estoy segura que no tenemos idea de lo que queremos de nosotras mismas, menos de nuestro hombre y simplemente la blogosfera se usa una vez mas, para llorar los objetivos no logrados.

Tengo fe en las mujeres. Tenemos poder, tenemos carisma y hay quien presenta neurona también. Lucharemos por la masificación. Contra el gato y el desamor.

Agradezco a Shei shei por acalrarme algunos conceptos sobre la generación venidera.

martes, mayo 09, 2006

Afuera


Salí afuera...
Hace mucho que estás ahi sentado.
Yo se que hace mucho estas ahí sentado, porque yo SOY el afuera...

lunes, mayo 08, 2006

Acontecer de un sábado agitado


9 de la mañana vuelvo de la inconciencia del sueño.
Abro un ojo y levanto mi cabeza.
Te veo dormir y mi mente trata de descifrar la belleza de la contemplación de una persona durmiendo. Todos los clichés resumidos en una acción.
Me levanto al baño y veo una babosa emprendiendo la titánica tarea de descender desde una maceta hacia mi patio.
Pongo agua para el café y vuelvo a la cama. Suena el despertador. Tu brazo entero cae sobre mi cuerpo como si yo emitiera el ruido alterador. Te das cuenta que mi cuerpo no es el responsable de tu tedioso amanecer.
Abrís un ojo, buscas mi boca.
Acomodamos nuestros cuerpos, nos saciamos una vez más.
Mas café y afuera nos vamos.
Vos con tus amigos, yo al resto del mundo
Cerca del mediodía mi sobrino juega a las escondidas conmigo sin avisarme. Lo encuentro cuando voy a guardar la ropa limpia. Se ríe y se me llena el alma de cielos azules.
Sofía de 10 meses de edad decide explorar los límites de los espacios físicos metiendo primero un dedo, después dos, dentro de mi nariz.
Su boca no se puede resistir al sabor, aparentemente tentador, de mi collar.
Llora porque es amargo.
Después duerme.
Saludos y promesas de pronta visita en breve.
Alguien me pisa los talones caminado en la calle y se queda con mi zapato dorado. Se ríe y me pide perdón. Me pregunto cuanto tiempo se acordará de mi. Si hasta puede ser un cuento gracioso esta noche cuando llegue a su casa y converse con su mujer. Me encontré con una chica muy linda.. y le saque el zapato. Sonreía como si me conociera.. Su mujer apagará la luz pretendiendo estar celosa. Estrategia más que conocida para que le hagan el amor. Aún después de tanto tiempo sigue funcionando…
Compro un agua en un quiosco. Me dan el vuelto que guardo cuidadosamente en mi monedero.
Me siento en una plaza a disfrutar del frío.
Vuelvo a casa de noche y veo que la babosa, no se conformó con mi patio y ahora avanza determinadamente por mi living.

Después dicen que en mi vida nunca pasa nada.

viernes, mayo 05, 2006

Caramelito

La belleza de un brazo, quebrando su muñeca en caida natural.
Los secretos acompañando la geografía de tu mano.
La memoria de años de repetir movimientos encriptada en tus poros.
La piel aterciopelada invitando al roce.
La luz casi naranja de atardecer acariciando la superficie.

y al final...

El gesto invitador.

El cielo existe.

jueves, mayo 04, 2006

Despedida


"Es lo que hay! Y a ver si nos vamos aceptando... que no hay con que darle"

Mauricio M - Gte Financiero de LJ
caído en el fulgor de la batalla
01/1/2004 - 04/05/2006

miércoles, mayo 03, 2006

El poder de una pollera


Cuando Mariana usa pantalones, ella pierde su glamour.
Se sienta en las esquinas a esperar que la noten, recorre supermercados desérticos y no consigue dar con un par de ojos gratos.
Hace su mayor esfuerzo, sonríe a los porteros, mueve su pelo. Y sin embargo nada.
Ya nadie la mira.
Decidiendo tomar cartas en el asunto decide lo impensable, compra un par de tijeras en una mercería obscura y de techos altos, se encierra en un vestidor de algún local de un shopping y chaz! chaz! sus pantalones se vuelven súbitamente cortos.

Confiada retoma su recorrido habitual, sus ojos verdes brillan con la emoción de anticipar su primer contacto visual.

Mariana sonríe y el mundo le sigue de largo.

Decide rever su posición y no dejarse derrotar, si es invisible al mundo, el mundo no lo es para ella.

Entra al banco de la vuelta de su casa, y con gran confianza en su invisibilidad se dirige a la bóveda, otra vez, nadie la detiene. Llega al depósito, saca apenas 100 pesos, sale, siguen sin verla, vuelve al shopping se pueba dos polleras, se queda con la turquesa. Abandona su pantalón en el vestidor y vuelve al mundo.

Sin saberlo alguien la saluda y le susurra al oído: Que linda mujer!
A Mariana se le escapa una lágrima.